Día sin IVA Colombia 2020

Envíos GRATIS de maquinaria a todo el país durante JULIO *no aplica para utensilios

T: 3205773661 - 3134106979 - 3202324781

      0

PREGUNTAS? LLAMANOS 3205773661
3134106979

Home > Termómetros

Termómetros


Termómetros análogos y bimetálicos

Termómetros para la medición de temperatura por medio de un dial con una aguja en múltiples aplicaciones, como: Hornos, líquidos, sólidos y equipos de refrigeración.

Leer Mas


Termómetros digitales

Termómetros que muestran los valores de temperatura en pantallas LCD en dígitos; con termocuplas de punzón o sonda. En este grupo hemos excluido los termómetros infrarrojos.

Leer Mas


Termómetros infrarrojos industriales

Termómetros para uso industrial, con rangos de medición de temperaturas desde -50° hasta más de 1000° Celsius (centígrados).

Leer Mas


Termómetros para personas infrarrojos

termómetros especializados para medir la temperatura de personas sin contacto alguno, con gran precisión.

Leer Mas

Termómetros para todo tipo de aplicaciones

Ofrecemos termómetros análogos, digitales e infrarrojos para uso en el hogar, la cocina, laboratorios; e incluso en la industria. Disponemos de diferentes modelos para medir la temperatura de personas, objetos, hornos, de equipos de refrigeración; e incluso del ambiente en espacios al aire libre o confinados. También distribuimos termómetros de punzón o con sonda para controlar la temperatura en el interior de alimentos y otros productos sólidos y líquidos.

Showing all 25 results

Que es un termómetro?

El termómetro es uno de los muchos objetos de uso cotidiano que todos tenemos en casa, o vemos de forma habitual por la calle, y que simplemente damos por sentados. Usamos los termómetros por ejemplo, cuando nos sentimos enfermos; incluso a diario cuando regulamos la calefacción, la temperatura de la nevera o la temperatura del horno.

Los usamos sin plantearnos nunca toda la complejidad que encierran estos pequeños y útiles aparatos.

Cómo funciona y para qué sirve un termómetro?

Los termómetros, estos imprescindibles instrumentos de medición cuyos orígenes se remontan hasta el primer termoscopio inventado por Galileo en el siglo XVII, sirven, evidentemente, para medir la temperatura.

Los termómetros clásicos, son termómetros analógicos, y basan su funcionamiento en las propiedades mecánicas de diferentes compuestos. Podemos diferenciar dos grupos los termómetros de expansión de líquido o gas y los termómetros bimetálicos.

Termómetros de líquido

Los líquidos más utilizados actualmente son compuestos alcohólicos pero siguen siendo apreciados por su precisión otros elementos en estado líquido como el mercurio o el galio. Los gases utilizados han de ser inertes y el más utilizado por su bajo coste y disponibilidad es el nitrógeno.

 

El líquido o gas se expande y se contrae en respuesta a los cambios de temperatura. ¿Por qué sucede esto? Muy sencillo: por el aumento de la energía cinética (o movimiento) que se produce en los átomos al subir la temperatura. Dicho de otra forma: cuanto más calor hace, con mayor rapidez se mueven las moléculas del líquido. Y ese movimiento de dilatación o contracción se traduce, en la escala visible del termómetro, en un valor numérico.

En los termómetros de líquido, éste se encuentra dentro de un tubo de cristal transparente llamado capilar que nos permite comprobar el grado de expansión y así realizar la medición de temperatura. En los de gas el capilar puede ser metálico o de compuestos plásticos ya que no se mide la expansión visualmente, sino que este gas está vinculado a un tubo bourdon que convierte la presión ejercida por el gas en movimientos de una aguja asociada a una escala.

Termómetros de dial o bimetálicos

Los termómetros de tira bimetálica o simplemente bimetálicos son similares a los de expansión de gas en cuanto que los dos presentan la temperatura en una escala circular o dial. Sin embargo, los termómetros bimetálicos utilizan como elemento sensor una tira que se compone de dos finas placas rectas o arrolladas de diferentes metales soldadas entre sí, de ahí su nombre, tira bimetálica. Estos metales tienen un coeficiente de dilatación diferente y por tanto las variaciones de temperatura producen un movimiento de torsión o contracción-expansión. Este movimiento es el que se transmite a la escala.

Tanto en los termómetros de expansión como en los bimetálicos la escala es una división numérica en la que a los puntos de congelación y ebullición del agua se le asignan unos valores arbitrarios.

Escalas Celsius y Fahrenheit

En la escala Celsius, la más usada y conocida, estos valores son 0º y 100º, respectivamente. No obstante, hay otras escalas como la Fahrenheit usada esencialmente en países anglosajones y la escala Kelvin asociada con la investigación científica. Gracias a estas escalas, podemos asignar un valor numérico a la temperatura. Ese es el funcionamiento básico de un termómetro analógico.

Termómetros digitales

Hay 2 grandes diferencias entre los termómetros digitales y los analógicos, la primera es la manera en que presentan los valores numéricos de temperatura, los digitales usan valores discretos, los analógicos presentan valores continuos.

Existen diferentes tipos de termómetro digital, podemos distinguir dos grandes grupos de acuerdo con el principio de medida que utilizan, los termómetros infrarrojos y los basados en sensores eléctricos.
Estos últimos no basan sus mediciones en propiedades mecánicas como los analógicos, sino eléctricas. La variación de temperatura en este caso altera las propiedades eléctricas del elemento sensor- generalmente una aleación metálica- aumentando o reduciendo su conductividad. El resultado de estas variaciones se muestra en una pantalla LCD.

Por su bajo coste y buenas prestaciones los termómetros digitales dominan el mercado, Su uso se ha generalizado tanto que todo el mundo tiene uno o más de estos aparatos en su casa. Desde los termómetros para la fiebre hasta los termostatos de nuestros sistemas de calefacción y refrigeración; todas las áreas parecen contar con un termómetro especializado con una función determinante. Sin embargo los termómetros analógicos siguen siendo la opción preferida en algunas áreas de investigación y procesos industriales debido a su gran precisión y fácil mantenimiento.

Termómetros infrarrojos o láser

Los termómetros infrarrojos también se conocen como termómetros láser porque la mayoría cuenta con uno o varios punteros láser que nos ayudan a apuntar correctamente el instrumento. Otro nombre para estos instrumentos es termómetros de pistola por la forma con que se construyen habitualmente.

POR QUÉ COMPRAR UN TERMÓMETRO INFRARROJO?

Existen varias razones por las que deberías considerar elegir la tecnología infrarroja para tus necesidades de lectura de temperatura. considera comprar un termómetro infrarrojo de calidad por algunas de las siguientes razones:

1. Precisión

La tecnología utilizada en estos productos es simple pero avanzada, y deberías poder confiar en la información que recibes, siempre que el termómetro se use de la manera correcta.

2. Seguridad

Una de las mejores cosas de poder controlar la temperatura de forma remota es que en realidad no es necesario tocar el objeto en cuestión. Si estás tratando de tomar la temperatura de un artículo particularmente caliente, no necesitarás colocar tu mano, o incluso otro equipo, sobre la superficie caliente. Simplemente apuntando tu termómetro infrarrojo al objeto que deseas medir, puedes obtener toda la información que necesitas sin arriesgarte.

3. Prevención de la contaminación

Esto es particularmente importante dentro del mundo del servicio de alimentos, pero también  aplica para otras situaciones. Como no necesitas tocar el elemento que estás midiendo, no tendrás que preocuparse por contaminar ese producto con la sonda de un termómetro. En lugar de tener que asegurarte de que todo el equipo de medición de temperatura esté debidamente esterilizado antes de cada uso, simplemente  apuntas con la pistola IR al elemento que se está midiendo y te olvidas de cualquier preocupación sobre problemas de contaminación.

4. Durabilidad.

Deseas un termómetro infrarrojo que sea lo suficientemente resistente como para soportar las demandas del lugar de trabajo, taller o simplemente rebotado en su caja de herramientas.

Ciertamente, hay más de tres ventajas de usar infrarrojos, pero las tres enumeradas anteriormente son algunas de las más importantes. Además, el costo de esta tecnología se ha reducido en los últimos años, lo que significa que puedes acceder a este excelente método de medición de temperatura por un costo significativamente menor de lo que hubiera requerido hace unos pocos años.

 

Detalles a tener en cuenta

RANGO

Es importante elegir un termómetro infrarrojo que esté calificado para medir artículos dentro del rango de temperatura que se aplicará a sus usos. Cada unidad infrarroja en el mercado actual está clasificada para un rango específico de temperaturas, y no será precisa si estás tratando de medir artículos que están fuera de ese rango. Por lo tanto, antes de elegir un termómetro infrarrojo, tendrás que pensar detenidamente sobre lo que medirás y los rangos de temperatura esperados para esos elementos.

La mayoría de termómetros serán adecuados para cubrir temperaturas moderadas, pero debes verificar cuidadosamente las especificaciones de cualquier termómetro infrarrojo que se compre con el fin de medir artículos extremadamente fríos o extremadamente calientes.

RELACIÓN DISTANCIA-PUNTO (8:1  – 12:1)

Otro elemento importante de los termómetros infrarrojos es la relación distancia-punto que ofrecen. Las relaciones comúnmente disponibles incluyen 4: 1, 8: 1, 30: 1 e incluso 50: 1. ¿Qué significa la relación distancia-punto? Se refiere a la distancia que puede estar el termómetro desde el objeto que se está midiendo mientras recibe una lectura precisa.

Por lo tanto, cuanto mayor sea la relación, más lejos podrá mantenerse alejado del objeto a medir mientras obtiene una buena lectura. Por ejemplo, con una relación de 30: 1, puede estar parado a 30 pulgadas de su objetivo y aún así medir con precisión un área de 1 pulgada cuadrada. Para medir esa misma área con un 8: 1, necesitaría estar parado a 8 pulgadas de distancia. Por lo general, se encuentran relaciones de distancia a punto más altas en modelos con rangos de temperatura muy altos, lo que le permite mantenerse a una distancia más segura lejos de la fuente de calor.

Naturalmente, este es otro elemento que debe tenerse en cuenta al elegir un modelo de termómetro IR. Vas a estar justo al lado de los objetos que estás midiendo, o tendrás que mantener la distancia por razones de seguridad? Si vas a mantener una distancia significativa, asegúrate de que el modelo que elijas sea capaz de mantenerse preciso gracias a una gran relación distancia-punto.

Aunque los termómetros infrarrojos se limitan a tomar lecturas de la temperatura de la superficie, siguen siendo una herramienta valiosa que utilizan los profesionales en una variedad de industrias. Cuando elijas tu propia unidad IR, asegúrate de prestar mucha atención tanto a la relación distancia-punto, como al rango de temperatura y precisión que ofrece cada modelo.

Una vez que recibas tu termómetro, lee todas las instrucciones cuidadosamente y usa la unidad de acuerdo con las recomendaciones del fabricante para obtener las lecturas más precisas posibles. Si bien no es la herramienta perfecta para cada trabajo de medición de temperatura, hay muchas posibilidades de que encuentres muchas ocasiones para poner un termómetro IR a su disposición.

Emisividad

La emisividad de una superficie u objeto es la efectividad para emitir energía en forma de radiación térmica. Se mide en una escala de 0 a 1, siendo 1 el máximo correspondiente a un cuerpo negro o emisor perfecto.

FUNCIONES

Las funciones adicionales con las que pueda contar un termómetro infrarrojo lo convierten en un producto más versátil y eficiente. Por ejemplo, hay dispositivos con función de memoria que guardan las lecturas anteriores para llevar un historial en las mediciones y poder realizar comparaciones.

Otra función bastante útil es la función de alarma, que genera un pitido cuando se superan algunas temperaturas de control o de seguridad. En el caso de un termómetro infrarrojo para medir la temperatura corporal, la alarma puede dispararse si la temperatura supera los 37º C. En casos de termómetros para uso industrial los pitidos se generan con temperaturas superiores a los 200ºC. También existen modelos que permiten personalizar la alarma y sus sonidos en los rangos de temperatura que quieras.

Por último, puedes encontrar aparatos con la función de apagado automático que facilita el ahorro de batería. Con esto se garantiza una mayor autonomía en el termómetro, por lo cual es una función que puede ser de mucha utilidad.

Los termómetros infrarrojos, láser o de pistola utilizan un principio muy diferente aunque presentan la información de la misma manera. Estos termómetros utilizan la radiación infrarroja que desprende cualquier cuerpo cuya temperatura se encuentre por encima del cero absoluto. El termómetro recibe la radiación infrarroja emitida por la superficie del objeto a medir y la enfoca mediante una lente en un sensor que la transforma en un impulso eléctrico.

Estos termómetros presentan numerosas ventajas, entre las que cabe citar el hecho de que la medición es instantánea y a distancia con lo que es la mejor opción en aplicaciones en las que no se pueda acceder fácilmente a la zona objeto de la medición.

Venta termómetros (analogos, digitales e infrarrojos) para todo tipo de aplicaciones; Despacho inmediato a Armenia, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Manizales, Medellín, Pereira y toda Colombia

Suscribete a Exhibir Equipos

Nuestro objetivo es su conveniencia: haga su pedido en línea desde su computadora portátil, computadora de escritorio o teléfono inteligente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nuestro envío rápido, precios bajos y excelente servicio al cliente hacen de Exhibir Equipos la mejor opción para satisfacer todas sus necesidades de equipamiento y montaje de su negocio.